miércoles, 9 de abril de 2014

Gas sarin en Siria

En agosto pasado se usó gas sarín contra la población civil siria. La versión oficial (desde fuera de Siria, es decir, desde los Estados Unidos) fue que había sido el gobierno sirio que la habría usado contra su propia población. Lo de "propia" también se podría haber usado si hubiese sido la heterogénea y dividida oposición. Pero la versión oficial deducía (parece ser que no probaba) que solo el gobierno podía tener capacidad para tales armas.
Ahora se publica una versión alternativa: el gas habría tenido su origen en Turquía y, por tanto, podría haber sido usado también por alguno de los grupos que componen la oposición. Enlaces a esta versión y a otras informaciones pertinentes aquí.
Si se trata de deducir (a falta de otra información empírica), ambas versiones pueden ser ciertas partiendo de capacidad, conexiones, manipulación exterior, fanatismo (también de los aliados de EE.UU.) o indicios poco concluyentes. Y se elegirá, a falta de pruebas, según las simpatías que despierten unos u otros y, sobre todo, según se acepte como válida la propaganda de los que, desde fuera de Siria, apoyan al gobierno (Rusia) o a la variopinta oposición incluyendo a Al Qaeda, aunque con matices (USA).
Fue casus belli que demuestra que muchas veces, en política, las decisiones primero se toman y después se busca cómo legitimarlas. Como en el contencioso Barcelona-Madrid (y no, no me refiero al fútbol de la Champions).

No hay comentarios:

Publicar un comentario