jueves, 10 de abril de 2014

Divisas: no hay nada eterno

Un gráfico tomado de JPMorgan, a lo que dicen aquí a propósito de la entrada del yuan en la consideración de "divisa de reserva".
20120103_JPM_reserve-300x254
De alguna forma, refleja la sucesión de potencias hegemónicas que lo han sido porque su divisa contaba o su divisa contaba porque eran potencia hegemónica. Pero también refleja que no hay nada eterno. En Flandes se puso el Sol, aquel Sol que no se ponía en los dominios de Felipe II. Y Britannia dejó de mandar sobre las olas. ¿Estados Unidos? Su decadencia viene anunciándose como el cuento de "que viene el lobo". Alguna vez será así, aunque tal vez yo ya no lo vea.

No hay comentarios:

Publicar un comentario