sábado, 1 de marzo de 2014

Nucleares: Aniversario

Hoy se cumplen 60 años de la mayor explosión nuclear, equivalente a 1.000 hiroshimas, producida en la historia. Fue una "prueba" estadounidense y sus efectos en el Pacífico fueron como corresponde. El National Security Archive publica también hoy documentos sobre el asunto.
Hay motivos para temer a la energía nuclear descontrolada. Que se lo digan a los habitantes de la costa Oeste estadounidense que reciben los últimos efectos de Fukushima o que se lo digan a los alicantinos que recibieron los últimos efectos de Chernobil (1986). Por no citar los casos estadounidenses como Three Mile Island. (1979). Los partidarios de esta energía dan sus razones sobre la seguridad comparada de la misma. Es posible.
Lo que es absurdo es la acumulación de armas nucleares (que es algo diferente de la energía nuclear) en manos de incontrolados como los estadounidenses, los rusos, los chinos, los israelíes, los paquistaníes, los indios, los franceses y los ingleses (creo que no me dejo a nadie fuera, pero se sabe que brasileños, argentinos y sudafricanos tuvieron planes para disponer de ellas). Supongo que en Ucrania (o su todavía componente, Crimea) también las hay. En cualquier caso, hay para hacer desaparecer a la especie humana varias veces y, encima, siguen produciendo más armas nucleares y en contra de los tratados firmados por ellos. Sí, varias veces y ya me dirá usted para qué se quiere destruir una especie cuando ya ha sido destruida. Será para asegurarse. Pero sin tener en cuenta que el destructor pertenece a esa especie ya desaparecida.
Pobre Aristóteles: llamar al ser humano "animal racional" indica hasta qué punto era optimista o hasta qué punto no podía imaginar a dónde íbamos a llegar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario