sábado, 22 de marzo de 2014

Excepcionalismo y doble moral

Se me acumulan los textos sobre el "excepcionalismo" estadounidense (la creencia de que están por encima del derecho internacional, un pueblo suficientemente cercano a Dios como para no permitir que algo se interponga entre ambos, y, mucho menos, la ley -ver Fundamentalismo USA) y su doble moral. En casi todos los casos, solo con los titulares me basta:
1. El golpe de Estado en Ucrania fue legal, pero el referéndum de Crimea, no (aquí). Lo primero no tiene nada que ver con la Constitución, así que es válido deshacerse de un gobierno y poner a otro sin mediar elecciones. Lo segundo sí, ya que la Constitución prohíbe todo secesionismo por referéndum. Es pura hipocresía. Como en España: se puede modificar la Constitución de tapadillo (saltándose las reglas constitucionales para hacerlo) y se puede anunciar que se volverá a hacer "cuando lo diga Bruselas". Pero el referéndum de Cataluña es ilegal.
2. De Obama a Putin: haz lo que yo digo, no lo que yo hago (aquí). Las intervenciones de los Estados Unidos en Afganistán, Irak, Pakistán, Siria, Libia... no son un ejemplo a seguir por Putin, pero sí la defensa de la Constitución y el orden establecido que se predica desde todas las instancias estadounidenses. España no ha participado nunca en esas operaciones de dudosa legalidad y de clara ilegitimidad, parecen decir los gubernamentales españoles (políticos y sus voceros e inspiradores). Eso sí, han sido contrarios a la independencia de Kosovo.
3. La retórica vuelve por sus fueros (aquí). Claro que las proclamas estadounidenses sobre el "excepcionalismo" se podrían volver contra ellos (en la medida en que van perdiendo poder o, si se prefiere, dejan de ser hegemónicos), pero lo mismo se puede decir de Putin. Las hemerotecas no perdonan. Y las sospechas de que la retórica oculta la realidad, crecen. En España no te digo.
Así que de lo que puede pasar en el mundo real, mejor no hablamos.
(Añadido el 23: Aquí se asombran, desde los Estados Unidos, de que dicho país no haya sido objeto de sanciones por sus violaciones al derecho internacional. Se asombran como recurso retórico. Porque, eso sí, dice Obama: "Rusia tiene que pagar por su acción en Crimea". Los Estados Unidos no tienen que pagar nada y los que montaron el pollo tampoco)

No hay comentarios:

Publicar un comentario