domingo, 2 de marzo de 2014

Estados y gobiernos asesinos

Por lo visto, hay Estados que se arrogan el derecho de cometer asesinatos judiciales. También se llama "pena de muerte" y son asesinatos en general y, en particular, lo son en los escasos pero reales casos de error judicial. Se practica en muchos países lo practican. Los casos de la China, Irán, Bangladesh, Pakistán, Aftganistán, Argelia, Irak, Arabia Saudita o los Estados Unidos son los más llamativos. Pero hay más.
No son raros, tampoco, los gobiernos que se arrogan el derecho a cometer asesinatos extrajudiciales, es decir, a matar a ciudadanos propios o ajenos sin haberlos sometidos al "debido juicio". Dios, desde las alturas, condena a muerte al individuo sin que haya juicio de por medio. El caso de Ben Laden tal vez fue excesivo por su publicidad y por los afeites producidos en la narración de su asesinato, amén de la película a que dio pie. Lo interesante es que tal arrogancia se haga en público y no haya vergüenza alguna en decir que sí, que el gobierno puede decidir matar (asesinar) a un ciudadano o al ciudadano de otro país sin que medie otra relación que el dedo del Altísimo que lo señala. Claro que si es de otro país, es decir, de especie inferior, no hay tanto problema como si se trata de un ciudadano del país en cuestión, en cuyo caso "el gobierno está considerando la posibilidad" de "ejecutarlo". Y otra cosa son los ejércitos asesinando "gatillo fácil" a civiles desarmados e inocentes, asesinato que difícilmente será castigado por el correspondiente gobierno.
(Añadido el 11: Aquí hay un caso de asesinato judicial que resultó ser de un inocente)
(Añadido el 12; Y aquí otro caso de inocente condenado a muerte que ha estado esperando treinta años  en el "corredor de la muerte" para que se lo reconozcan)

No hay comentarios:

Publicar un comentario