lunes, 10 de febrero de 2014

Viejos reaccionarios

Eso va diciendo este articulista al tiempo que reconoce que "siempre" ha sido así y que los jóvenes han visto a los viejos como excesivamente conservadores mientras que estos veían a los jóvenes como una amenaza al orden y la paz social. Nada nuevo a lo que sé. Pero con algunas matizaciones, al margen de estas que me acabo de autocitar.
La primera la hace el mismo articulista: hay viejos bien poco reaccionarios y hay jóvenes xenófobos, fascistoides y ultra(reaccionarios). Mejor no generalizar aunque sí sea legítimo hablar de mayorías en cada uno de los grupos de edad.
La segunda es que conviene distinguir entre grupo de edad y generación. Aunque no todos lleguen a viejos, todos han pasado por la infancia. Pero la infancia de unas generaciones no es la misma que la de otras generaciones. Por ejemplo, en el caso español, la infancia de la post-guerra civil con sus cartillas de racionamiento y represión política y religiosa no es la infancia de los comienzos del "take-off", con abundancia, movidas y "la libertad está en tu mano". 
Y la tercera es que no todas las culturas tienen pautadas las mismas actitudes ante los grupos de edad. Cierto que, bajo supuestos capitalistas-consumistas, la juventud se exalta como actor del consumo y ejemplo de vida. Los viejos consumen poco. Por cuestiones biológicas (ya no están para muchos trotes) y económicas (las pensiones son como el Narayama, el monte Nara de la película homónima al que los hijos llevaban a morir a sus mayores cuando ya no servía para nada). Pero hay culturas en las que, tradicionalmente, se ha valorado al anciano como depositario de tradición y sabiduría. También es cierto que esas culturas, como la gitana sin ir más lejos, están cambiando y tal vez lo que fue tradicional ha dejado de ser actual, excepto en la retórica de los elaboradores de identidades (aunque sean falsas).
Cuando oigo decir que los ancianos somos, casi por definición, "sabios" (me lo he oído, me lo he escuchado) no tengo más reacción que sonreírme. La experiencia, en efecto, es aquello que se tiene cuando ya no hace ninguna falta. Conozco, sí, algunos mayores que yo que son, efectivamente, sabios, pero ya lo eran con 30 años menos.
Resumiendo con el Guerra, "hay gente pa' to'".

No hay comentarios:

Publicar un comentario