miércoles, 19 de febrero de 2014

Usos de la historia

Creo que es en Abrir las Ciencias Sociales donde Wallerstein explica las necesidades que cubrieron las nuevas disciplinas "sociales" en el siglo XIX que es cuando aparecen como tales disciplinas separadas. El caso de la historia, dice, tiene que ver con la necesidad que tienen los nuevos estados europeos y su nacionalismo para auto-legitimarse. La "historia nacional", en efecto, consiste en extrapolar hacia atrás las fronteras actuales, olvidarse de las cambiantes fronteras y de los problemas en sus extremos y encontrar una linea conductora hasta el presente. En muchos casos, ofrecer un pasado glorioso para un presente menos glorioso era el mecanismo que los líderes nacionalistas utilizaban para legitimar su pretensión de Estado o su pretensión de nación (según fuesen nacionalismos sub-estatales o nacionalismos estatales).
Otro uso de la historia (no hablo de -todos- sus profesionales) es el orwelliano: se borran los episodios que no encajan con las necesidades políticas del presente. No del presente en general, sino del presente de los líderes que necesitan evitar des-legitimaciones desagradables. Ahí va un entretenido artículo de Nick Turse, "escrito" en 2053 y mostrando lo que se ha ido borrando de la historia estadounidense reciente.
El caso español sería caso aparte. Primero, porque hay un cierto consenso en las élites políticas para "olvidar" episodios molestos para sus intereses legitimadores. En eso, son parecidos a lo que cuenta Turse. Segundo, porque, a un nivel inferior de molestia, son igualmente frecuentes los "recuerdos" que unos hacen de las vergüenzas de los otros y viceversa. Aburrido. Previsible. Normal, sí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario