viernes, 28 de febrero de 2014

Que me autodefiendan otros

A propósito de las autodefensas de Michoacán, México, una encuesta telefónica llevada a cabo en el Distrito Federal daba unos resultados que ponen de manifiesto un problema más general. Por un lado, el apoyo mayoritario a las fuerzas de autodefensa: un 68 por ciento se declaraban estar de acuerdo con que las comunidades se organizasen contra el crimen igualmente organizado. Pero, por otro, al preguntar si el entrevistado se uniría a un Grupo de Autodefensa, 26 por ciento decía que sí, 27 que probablemente y 43 por ciento que no. De ahí el título que he dado a este post: que me autodefiendan otros. O, si se prefiere una formulación menos drástica, que está bien que haya tales grupos pero yo no voy a formar parte de ellos.Se trata del "problema del polizón" o "del gorrón" (free rider)  que aparece en muchos otros contextos: que otros hagan el trabajo y yo ya me beneficiaré de lo que ellos hagan; total, lo van a hacer igual sin mí....

No hay comentarios:

Publicar un comentario