lunes, 24 de febrero de 2014

"Planes especiales" orwellianos

El National Security Archive ha conseguido y publicado documentos antes clasificados que ilustran hasta qué punto la distopía de Orwell en 1984 se había quedado corta. Por supuesto, está la hiper-vigilancia: si Snowden se llevó más de un millón de documentos (sic) y eso supone una parte mínima de lo que tiene la NSA, no hace falta mucha matemática para hacerse una idea de como "Big Brother is Watching Your" en una sola de las agencias de espionaje (hay más, obviamente, empezando por la CIA).
Pero los documentos en cuestión no hablan de ese asunto sino de otra cuestión orwelliana: el doble lenguaje (doublespeak) practicado incluso para etiquetar operaciones de doble lenguaje, como fueron los "Special Plans" para difundir la percepción "correcta" de asuntos vidriosos. Durante años se había usado la "public diplomacy", la diplomacia no entre gobierno y gobierno sino entre gobierno y ciudadanos del otro país, es decir, propaganda sistemática, mediante el Departamento de Estado. Lo que el NSA (no confundir con la National Security Agency), el archivo que patrocina la George Washington University, aporta son los documentos que prueban cómo se ha intentado (y conseguido) engañar a la gente. 
Ya solo falta un Ministerio de la Verdad que reescriba la historia. Pero, por lo visto, eso no hace falta. Ya se encargan los periódicos y televisiones en convertir los datos históricos en "trepidante actualidad" que haga olvidar el pasado. De nuevo Orwell y su 1984:  «Quien controla el presente controla el pasado y quien controla el pasado controla el futuro». Pasemos a las noticias del día, que son las que importan. Y cuanto más detalladas y truculentas, mejor. ¿Causas, razones? Eso pertenece al pasado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario