jueves, 6 de febrero de 2014

Paz palestino-israelí

El estado de ánimo en la zona parece claro según esta encuesta de Zogby:


Como se ve, las mayorías piensan que no es posible la paz. Subrayo la opinión de los viejos palestinos y, sobre todo, la de los jóvenes israelíes, los más pesimistas de todos. En otras tablas del estudio queda claro también que uno de los elementos que reduce la esperanza de una paz son precisamente los hechos que representan una intensificación de la ocupación, como, añado, lo sucedido con los olivos palestinos a manos de colonos israelíes y que ya he comentado. Tampoco la violencia palestina (mucho menor, pero no por ello menos real) ayuda mucho, según la encuesta.
Tal vez las tablas que mejor resumen la situación sean estas dos sobre la solución de los dos estados: si es deseable (la primera) y si es factible (la segunda):



Lo desean mayorías relativas de palestinos y fuertes mayorías de israelíes (sobre todo, los de más edad). Pero esas mismas mayorías se repiten para ver como poco factible tal propósito. Pero entonces, ¿qué?
Siempre queda la esperanza de que los negociadores y sus gobiernos encuentren una solución creativa a este "impasse" trágico. El boicot a productos israelíes no parece una solución aunque dicha opción sea comprensible. Las encuestas, al fin y al cabo, solo dan un estado de opinión, no una predicción de lo que harán los líderes, atrapados, por cierto, en la lógica partidista y con pequeños partidos dominando la agenda de los grandes (dicho sea de paso para los que preferirían para España un sistema proporcional que acabase con el bipartidismo). Esos pequeños partidos pueden representar a fracciones muy pequeñas de estas opiniones que refleja Zogby, mientras que los grandes representarían a mayorías. Sin embargo, son los que terminan llevándose el gato al agua de la intransigencia y el callejón sin salida. Son realistas: piden lo imposible.

No hay comentarios:

Publicar un comentario