jueves, 23 de enero de 2014

Vida después de la crisis

En 2009, las salidas de la crisis (con independencia de que afecta a unos más que a otros... de momento), se discutían según las letras L, U, V y W, aunque muy pronto hubo (siguiendo a un columnista del Financial Times) hubo que incluir esta especie de raíz cuadrada: descenso, estancia en los infiernos y recuperación pero ya nunca a los niveles conocidos anteriormente. Volví al asunto en 2011 con las mismas letras y el dibujo que vuelvo a reproducir:

Bank

Nouriel Roubini plantea ahora algo parecido a lo que simboliza el dibujo, aunque casi acaba hablando en lo que, en 2009, se llamaría una L, es decir, una caída para no levantarse. Probablemente, el artículo que cito esté entre uno y otro modelo (siempre simplificadores) y sus razones parecen de más peso que las alegrías, supongo que fingidas, del FMI y las casi seguro que fingidas del presidente español. Parece exagerado y forzado alegrarse por un incremento de décimas en el PIB previsto y más conociendo la trayectoria de errores de estimación producido anteriormente, consciente o involuntariamente. Lo que Roubini dice es que:
Indeed, there is a looming risk of secular stagnation in many advanced economies, owing to the adverse effect on productivity growth of years of underinvestment in human and physical capital. And the structural reforms that these economies need to boost their potential growth will be implemented too slowly.
Klaus Schwab viene a decir cosas parecidas desde Davos sobre la "recuperación".
Los teóricos del "decrecimiento" se lo van a encontrar hecho, solo que sin el respeto al medio ambiente en que se basaba tal propuesta, sino todo lo contrario. Básicamente, desinversión en el capital físico y humano. Es decir, cornudos y apaleados por los que se benefician de tal situación. Y mejor sería, en lugar de alegrías que esperan generar alegrías, inversión y consumo, prepararse para algo bien diferente de lo que se conocía. Hablo de países centrales y semiperiféricos. De momento. Pero la OIT en sus Global employment trends 2014 que acaba de publicar tiene la mala idea de subtitularlo: Risk of a jobless recovery? Riesgo de una recuperación sin empleos? Pues eso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario