martes, 7 de enero de 2014

Primum vivere

Este es un caso interesante que muestra hasta qué punto valen las creencias y la fe cuando se contraponen a los intereses inmediatos, mucho más fuertes que las tales creencias. El dicho era "primum vivere, deinde philosophari", vivir va antes que filosofar. Y es el caso de multimillonarios católicos, molestos con algunas intervenciones del papa actual, ajenas a lo que dijeron sus antecesores, sobre mercado, capitalismo, explotación, pobreza y demás asuntos que hacen el "vivere" de dichos multimillonarios y que les hace revisar su "philosophari" y, en la práctica, sus limosnas a la iglesia a la que dicen pertenecer... mientras no obstruya su larga marcha. 
No es el primer caso que me encuentro, pero he perdido el enlace. Y me hace pensar que mientras esa Iglesia ha servido para legitimar sus comportamientos y les ha permitido descargar sus conciencias con la limosna, han sido devotos y fervientes, pero cuando la legitimación se ha reducido un poquito (que tampoco es que este papa sea un comunista de barricada o un marxista), seguro que buscan otros medios para ejercer la filantropía y descargar sus conciencias de modo que, de paso, sus donaciones sean "tax deductible". 
Lo que cuentan los evangelios sobre el fundador de dicha Iglesia parece que era otra cosa. Todo aquello de que los ricos iban a tener difícil lo de entrar en el Reino de los Cielos y que, en todo caso, serían precedidos por prostitutas y "publicanos" (recaudadores de impuestos, nuestro actual Ministerio de Hacienda). Cierto que por delante de los fariseos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario