viernes, 17 de enero de 2014

Estados fallidos

Siempre tuve mis reticencias hacia esa forma de clasificar Estados, excepto cuando Chomsky decía que los Estados Unidos eran uno de ellos. En ese caso, el concepto me encajaba. Pero cuando lo escuché a un catedrático de derecho internacional que no me merece ninguna confianza sino todo lo contrario, pensé que la palabrita tenía trampa y que mejor no usarla. Ahora encuentro un artículo en Foreign Affairs que me hace pensar que no estaba yo tan desencaminado. Quiero decir en mi desconfianza ante el uso de la palabrita en general y por parte del prócer en particular. La palabrita, además, tenía la desventaja de que no quedaba claro qué es lo que quedaba fuera de lo cubierto por la misma: Estados ¿qué?
Una moda más que se va, pero que ha dado para muchas historias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario