martes, 14 de enero de 2014

Estado de Bienestar para ricos

Mediante diez cómodos medios. En Estados Unidos, claro. No es una novedad. Se viene hablando de eso, y en esos términos, por lo menos desde comienzos de este milenio. Conviene tenerlos en cuenta. No todos se aplican en todas partes del mundo, pero muchos sí. También en España (y en Cataluña). Los gobiernos ponen en marcha medidas para ayudar a los ricos a seguir siendo ricos, mientras los corifeos de estos últimos se lamentan de las ayudas gubernamentales a los pobres para... ¿seguir siendo pobres? No. Peor: para sobrevivir. Cuando se aplican a estas generosas ayudas a los ricos los criterios que se usan para criticar las ayudas a los pobres (que van desde descalificaciones de la "mamandurria" hasta sesudas disquisiciones sobre el carácter retardatario que tiene para lo colectividad que se malgaste el dinero en tales dádivas), uno se da cuenta de hasta qué punto puede pesar la ideología. Nos pesa a todos, dicho sea de paso. Pero los que defienden la libertad y critican el "de subventione pauperum" de que ya hablaba Luis Vives, no lo llaman ideología sino sentido común o liberalismo. No critico dicha "subventione", pero sí defiendo la libertad que incluye procurar liberarse de las vendas que impiden ver las cosas y que no son otra cosa que la ideología.

No hay comentarios:

Publicar un comentario