lunes, 20 de enero de 2014

El fascismo que viene

Lo comenté en un librito de hace diez años y lo vuelvo a encontrar ahora. El fascismo que podría venir o está viniendo no vendría con la parafernalia con que apareció hace cien años (camisas, escuadras, literatura). Por eso hay que tener cuidado con las palabras ya que lo que unos llamarán fascismo (malo), otros llamarán "ley y orden" (bueno). Es el juicio sobre la situación lo que cuenta y el consiguiente juicio sobre las alternativas. La ventaja, ahora, es que la "ley y orden" no tiene que luchar contra los comunistas (aunque algunos comunistas sigan luchando contra el fascismo... de ayer). Puede luchar contra los radicales, antisistema, violentos. O contra el terrorismo. No hace falta que añada que me estoy refiriendo a los Estados Unidos con ambas citas, que podrían jugar ahora el papel que jugaron Alemania y/o Italia en el ciclo anterior. Los que copian, entonces, iban desde los "camisas blancas" de la Falange Socialista Boliviana a los "camisas azules" de la Falange Española (a la que después se le añadiría la coletilla, fruto de fusiones impuestas, de Tradicionalista y de las JONS). Habría que ver quiénes están copiando ahora. ¿Los "populistas"? No me gusta la palabra porque también sirve para un roto y un descosido, siempre enemigos de quien la pronuncie. El caso de Israel es especial, obviamente, y se refiere más a la palabra "nazi" que a la palabra "fascista".

No hay comentarios:

Publicar un comentario