domingo, 26 de enero de 2014

Democracia y primarias

El mito que subyace a las elecciones es parecido al del "mercado con competencia perfecta" que explican los manuales. Varias ofertas (nada de bipartidismo), innumerables demandantes todos ellos con información completa y adecuada y con capacidad para optar libremente entre las ofertas políticas que se les hacen. La información completa incluye: relación entre el programa que se presenta -la oferta- y los intereses personales o colectivos del votante por un lado y, por otro, convencimiento de que el candidato -el envoltorio- lo puede/quiere  llevar a cabo o, por lo menos, defenderá aquellos intereses cuando esté en minoría y no pueda tomar más decisiones que oponerse.
La competencia perfecta, en el terreno económico, es un mito. Las grandes empresas toman acuerdos para "alterar el precio de las cosas" en todos los terrenos y, en particular, en los más sensibles: el financiero y el energético. Al mismo tiempo, el márketing más convencional no consiste en "informar" al consumidor de las bondades del producto (su adecuación a las necesidades del consumidor) sino en desinformarle motivándole a comprarlo por las razones más disparatadas (sexismo, clasismo, omnipotencia de las ideas, bobaliconería).
En el terreno político sucede algo parecido. Por supuesto, los programas no son un contrato con el elector sino un elemento más en la campaña. El cumplimiento del programa no está garantizado por nada. Las coaliciones, la "realidad", su falsedad inicial son factores que llevan a ese incumplimiento y solo se recurrirá a "cumplirlo" cuando convenga, como es el caso español con el aborto y no con el resto del programa del partido en el gobierno. 
Además, los "proyectos ilusionantes" en los que trabajan duramente los marketineros de los distintos partidos son bastante indicativos del recurso a la emoción y no a la evaluación racional del "producto". Mas, ay de ti como pretendas salirte de esa lógica del "mercado" real: estás perdido y no te comerás más rosca que la que dé de sí el entusiasmo previo de los que están identificados con una "marca" (partido, líder) y la votarán, con fidelidad de marca, sin entrar en mayores análisis.
La elección del candidato-envoltorio no suele ser muy democrática que digamos. En algunos partidos, es el "dedazo" el que designa al sucesor, aunque después la cosa se maquille con ceremonias rituales de acatamiento real y elección aparente. Frente a ello aparece el modelo estadounidense de las primarias: los ciudadanos -inscritos, eso sí- tienen capacidad de votar y comprar (perdón, elegir) a los (sus) candidatos. Es más democrático que el "dedazo", por supuesto, pero no exento de problemas con el censo de votantes, plazos, presentación de candidatos -con avales o sin avales- y demás requisitos que, aun así, no desvirtúan la mejora... incluso cuando se remite la primaria a un voto a mano alzada en asamblea (caucus), que es de lo más manipulable que se puede pensar.
Es, sí, una mejora hasta que volvemos al modelo del mercado y vemos cómo se puede invertir dinero para "orientar" el voto en las primarias (o reventar una asamblea). Es el caso de los hermanos Koch en los Estados Unidos cuyas andanzas pasadas y futuras se pueden leer aquí. No son omnipotentes. Tampoco las grandes empresas lo son en el terreno económico. Por suerte ni manipuladores políticos ni económicos son "divinos" (según el modelo de las religiones del Libro: omnipotentes, omniscientes, omnipresentes). El artículo que cito incluye la constatación de los sonados fracasos de estos muñidores de votos. 
Total: la democracia es el peor de los sistemas... exceptuando todos los demás. Eso sí: es un terreno manifiestamente mejorable. Aunque no sea más que introduciendo alguito de participación, referendum, derechos a decidir y esas cosas. Por lo menos en el terreno político ya que en el terreno económico no acaba de estar claro que sea posible o, por lo menos, viable. Ay, Mondragón.

1 comentario:

  1. http://www.lansky-al-habla.com/2014/01/el-verdadero-milagro-espanol.html

    Un saludo (Abre este enlace si gustas, creo que viene al caso y es coincidente con la posición de esta entrada tuya)

    ResponderEliminar