domingo, 29 de diciembre de 2013

Sobre la cuestión vasca

Acabo de escuchar, por radio, las diversas opiniones que suscita el reciente comunicado de los presos de ETA. La mayoría encaja en uno de los grupos siguientes:
1. Los que atribuyen una intencionalidad u otra al comunicado, sin entrar en su contenido. Basados en las afirmaciones anteriores sobre tal intencionalidad, lo desautorizan.
2. Los que aprovechan el comunicado para arrimar el ascua a su propia sardina, sea a favor del gobierno, sea a favor de otras instituciones u organizaciones.
3. Estos son minoría, tal vez porque no he hecho un recorrido suficiente por las emisoras, algunas de las cuales encajan en el punto anterior. Se trata de los que van al contenido y afirman que se trata de un paso adelante en la resolución del problema. 
Estar en un grupo o en otro viene determinado por algunas opciones previas.
1. Tener o no tener intereses creados en el asunto.
2. Reconocer o no que hay un conflicto no resuelto. Hay quien lo niega, pero parece obvio que sí que lo hay si definimos conflicto como "situación en la que diversos grupos -por lo menos, dos- tienen objetivos incompatibles". La independencia (y el socialismo) son objetivos incompatibles con sus contrarios.
3. En ese caso, intentar resolver o trascender el conflicto es una opción. Utilizarlo para otros objetivos es otra.
4. Otra opción es, por un lado, la de querer que haya vencedores y vencidos (estos últimos, ETA, claro) aunque con ello el conflicto permanezca intacto. Por otro lado, la de querer que el conflicto se afronte por medios democráticos (que es lo que ETA pretendió obviar).
Cierto que ha habido violencia por varias partes. Pero también parece que la perpetrada por ETA ha sido mucho mayor y, en algunos casos, indiscriminada que la perpetrada por el estado y sus "fuerzas del orden", tipo GAL, o por grupos asilvestrados financiados por particulares.
ETA se equivocó manteniendo la "lucha armada" después de la muerte de Franco, Ahora podría estar equivocándose el gobierno manteniendo la "firmeza" y evitando los "atajos" para afrontar la cuestión vasca. 
(Queda por ver qué dicen el PNV y su gobierno autonómico, que, a estas horas, no he escuchado todavía)

No hay comentarios:

Publicar un comentario