sábado, 21 de diciembre de 2013

Índices de paz

No hay alternativas: para intentar describir el estado de la paz en el mundo, estamos abocados a tomar como unidad de análisis los estados realmente existentes, no las entidades subestatales como sería de desear desde un punto de vista digamos que teórico. Lo que sí tiene alternativas es la medida de la paz en términos de "no-guerra", que es la versión más simple de que se dispone. 
Se puede, en cambio, utilizar una serie de indicadores (desde la tasa de homicidios al número de personas encarceladas pasando por, obviamente, los enfrentamientos armados internos) para un índice de paz y otra serie de indicadores para un índice de paz positiva (corrupción, desigualdad, censura, o, si se prefiere, gobernanza, justicia, acceso a la información). Con dichas series se construyen sendas listas de los países del mundo y, para 2013, las ha publicado el Institute for Economics and Peace en un informe que vale la pena por lo menos echarle un vistazo. Mapas y tablas para ambas variables y algún que otro gráfico más para algunos de sus componentes. En ambos casos, no hay grandes sorpresas en cuanto a quiénes gozan de mejores resultados o de peores. Pero es sugestivo comparar ambas series y ver quiénes bajan y quiénes suben cuando se pasa del índice de paz global al índice de paz positiva.
Sí, lo sé: todo manejo de indicadores -ya complejos de por sí- hasta convertirlos en un índice que los abarque es discutible. Cómo se recoge, cómo se cuantifica y cómo se le asigna un peso en el intento de sintetizar son cosas muy discutibles. Y siempre habrá quién diga que "paz positiva" no es eso. Bueno, ellos han definido así su campo y lo hay operacionalizado así. Aportan conocimiento con todas sus limitaciones. Pero conocimiento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario