domingo, 15 de diciembre de 2013

Errores de percepción

Una buena colección de ilusiones ópticas que el cerebro procesa erróneamente atribuyendo a la "cosa" características que no tiene. ¿Esse est percipi? Pues según y como. Y si eso es así, qué no será el dar como criterio de verdad el "lo he visto en la televisión".... Y ya no digamos cuando de lo que se trata es de cuestiones más complicadas. Moraleja: primero, dudar. Por ejemplo, ante exaltaciones como la de Mandela. No viene mal darse cuenta de cómo y por qué cambió de ideas respecto a la economía de Sudáfrica, qué ilusiones ópticas pudo tener y, al margen de las que no tuvo, qué ilusiones ópticas se pueden estar produciendo al respecto.
Y no son las únicas. La directora Lagarde reconoce ahora que el Fondo Monetario Internacional cometió un error  (por falta de suficientes estudios) en su percepción del multiplicador fiscal para Portugal y Grecia. No tengo ni idea de qué pueda ser el dicho multiplicador fiscal. Lo que sí parece claro es que su pequeño error de percepción (tendría que haber sido 1,7 y lo percibían como inferior a 1) tuvo efectos devastadores sobre las "condicionalidades" impuestas por la "troika" contra dichos (y tal vez otros) países. Cuando ahora la directora general dice que Europa (¿toda? ¿solo UE? ¿solo Eurozona? ¿solo el centro de la Eurozona?) se encuentra en el buen camino, primero no se sabe a dónde conduce tal camino y, segundo, no hay por qué suponer que ahora ya no se basa en errores de percepción como los anteriores. Como si dicen ahora que la competitividad a través de la reducción de salarios (devaluación interna) igual no funciona. Errores de percepción o errores interesados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario