domingo, 8 de diciembre de 2013

Conspiranoia

Me entran, en la misma mañana, dos post divergentes. En uno, se narran los bechos que se han dado en el Ecuador, donde su presidente ha ilegalizado a una ONG, Pachamama para más inri, en el contexto de las disputas sobre el extractivismo minero y, en concreto, petrolero. Usando el vocabulario que utilizó Alan Garcia en el Perú, se les acusa de ser 'el perro del hortelano', ladradores que impiden el 'desarrollo' del país, quién sabe si vendidos a oscuros donantes o manipuladores.
La otra entrada cita a Wikileaks que ha aportado documentos que prueban que las empresas petroleras (quién sabe si en connivencia con el gobierno estadounidense) han conspirado contra los ecologistas (‘infantiles' que diría el presidente ecuatoriano) que se oponían al oleoducto de Keystone.
El paralelismo (y las diferencias) me dan que pensar. Primero, en el oscuro mundo de las empresas petroleras. Segundo, en el uso de la acusación de haber conspirado siguiendo igualmente oscuros intereses. Tercero, que no hay modo de saber qué ha pasado realmente si, antes, no se toma partido. Y con eso, en un nivel inmediato, significa política: a favor de unos o de otros, del Presidente o de Pachamama, de.los favorables a Keystone o de los contrarios. Pero, a otro nivel, significa saber si se está a favor de los derechos de la Naturaleza o, si se prefiere, a favor de perspectivas temporales más allá de lo inmediato, o se está a favor del ''desarrollo'' entendido como crecimiento del PIB y enriquecimiento de unos a costa del bienestar de otfos, pueblos indígenas y futuras generaciones incluidas. Y el que venga detrás, que arree.
(No añado bien los enlaces por culpa de mi impericia con la tableta, pero cualquier devoto del milagrero San Google e interesado en los detalles sabrá elevar sus amorosas plegarias al serafico -no me deja ponerle el accento- y sin duda que serán benignamente atendidas, obteniendo el devoto una Inmaculada respuesta. Amén)

No hay comentarios:

Publicar un comentario