martes, 5 de noviembre de 2013

La fuga de los muy ricos

No hace falta subirles los impuestos (cosa, que por cierto, no influye significativamente en su huida, aunque haberlas háylas, como el mediático caso de Depardieu). Basta con fomentar la desigualdad: los muy ricos pierden el contacto con la realidad circundante y viven su propia realidad. Los platos rotos, que los paguen "los de abajo".

No hay comentarios:

Publicar un comentario