lunes, 28 de octubre de 2013

Políticas universales

Hace ya años, Joseph Stiglitz, en un libro cuyo título no recuerdo, bromeaba sobre los funcionarios del FMI que, después de dictar sus terapias de choque en un país, digamos africano, se iban a Latinoamérica a dictar sus recetas a un país del continente, para lo cual lo único que tenían que hacer era cambiar el nombre del país. El sarcasmo incluía que, a veces, el word en que se habían redactados las "condicionalidades" fallaba y los funcionarios y políticos del país latinoamericano se encontraban con que en algunas partes del documento aparecía el nombre de su país y en otras el nombre el país africano. Los funcionarios internacionales no se habían tomado la molestia de revisar la copia impresa que entregaban al nuevo país después de sesudos análisis y simulaciones econométricas.
Me te tenido que acordar de la anécdota (tal vez embellecida por la memoria después de tantos años de crisis de la deuda en el "Tercer Mundo") al ver, noticia tras noticia en el Jornal de Noticias, que la historia se está repitiendo. Salarios, empleo, pensiones, funcionarios, gasto social, recortes en sanidad y, para completarlo, hasta los rectores de sus universidades protestan de los recortes a los que se les somete. Como si leyera periódicos españoles.

3 comentarios:

  1. Para mí, los 'expertos' se definen porque son profesionales que traen pensadas las respuestas de antemano, en lugar de analizar cada caso con su bagaje de conocimientos, como hacen los verdaderos científicos

    ResponderEliminar
  2. Galtung decía que el experto es el que da respuestas sin hacer preguntas, mientras que el intelectual es el que hace preguntas sin tener respuestas. No sé si se trataba de una pregunta o de una respuesta.

    ResponderEliminar
  3. En Paraguay apenas están "descubriendo" el neoliberalismo, pero hace rato son maestros en el arte de robar elecciones (México: ditto).

    ResponderEliminar