miércoles, 2 de octubre de 2013

"Nosotros"

En La rebelión de las masas Ortega decía aquello de que: 
"Esta costumbre de hablar a la Humanidad, que es la forma más sublime de la demagogia, fue adoptada hacia 1750 por intelectuales descarriados, ignorantes de sus propios limites y que siendo, por su oficio, los hombres  del decir, del logos, han usado de él sin respeto ni precauciones, sin darse cuenta de que la palabra es un sacramento de muy delicada administración".
Tal vez. Pero es costumbre que parece ya evaporada. En su lugar, hay "intelectuales descarriados" y, sobre todo, políticos (en una forma menos sublime de la demagogia) que hablan en nombre de colectivos indeterminados a los que se les designa como "nosotros".
Frases como "lo que los españoles quieren" o "Cataluña pide" o "nosotros proponemos" o "exigimos" o "denunciamos" son frases o verbos que ocultan quién es realmente el sujeto del verbo. ¿Todos los españoles sin excepción? A mí, que tengo tal pasaporte, que no me miren. ¿Toda Cataluña? Evidentemente, no toda. Pero eso es para políticos, y su demagogia tendría que ser evidente, aunque no lo es.
El "nosotros" es más curioso. Confieso que cada vez que encuentro un artículo con el dichoso pronombre me tengo que preguntar quiénes serán esos dichosos "nosotros" en cuyo nombre habla el articulista. 
Comprendo, aunque no comparto, esa costumbre de los políticos de hablar en nombre de la colectividad (país, nación, estado, unión o lo que sea). Es su trabajo y hay quienes les cree. Pero ese "nosotros" que propone, denuncia, anuncia, rechaza, alaba nunca acabo de saber a quién se refiere realmente. ¿Los abajofirmantes que no firman? ¿La clase? ¿Los pensantes como el autor, aunque no identificados? ¿El partido, si es que lo hubiere?
Hablar a la Humanidad es una forma católica de comportarse. Católico es eso: a todo el orbe. Sentirse representante de una colectividad tiene también su explicación. Pero la explicación que se me ocurre para el "nosotros" de intelectuales varios es que no están muy seguros de lo que dicen y, como buenos creyentes, intentan "anclar" sus problemáticas aseveraciones (que juzgan problemáticas aunque no lo reconozcan) en un supuesto grupo que les apoya y les da la razón, con lo que consiguen una verificación que, de otra forma, no conseguirían.

1 comentario: