martes, 29 de octubre de 2013

Golpe de calor

La metáfora de Lovelock es conocida: el Planeta actúa como un ser vivo que reacciona a su entorno y, así, si hace calor, suda para que, al evaporarse el sudor, baje su temperatura; y si hace frío, tirita para que, así, al quemar calorías, suba su temperatura. Homeostasis lo llaman. 
Eso era en una primera obra. En la última añade un elemento a su metáfora: se puede morir de frío o de un golpe de calor. Es decir, que hay temperaturas a partir de las cuales el cuerpo ya no reacciona y muere o se colapsa. 
Por eso, Lovelock no era muy amado por los ecologistas en su primera obra y sí lo es en la segunda: traducido a la Tierra, decía, un aumento por ejemplo de CO2 en la atmósfera hará que Gaia, la Tierra, reaccione generando más algas en los mares que hagan la fotosíntesis, o sea, se coman el carbono y suelten en oxígeno. Lo que dice ahora es que hay niveles de "no retorno". Tipping point.
Es en ese contexto que hay que ver estudios como este. Son parciales, pero son sintomáticos, como sintomático es el escepticismo sobre el significado de los mismos. ¿Habrá homeostasis o estaremos llegando o estamos en el tipping point? No se pierda el próximo capítulo, si es que le toca vivirlo. Sus nietos, seguro que sí. Sea cual sea. Y no es la única incógnita. Hay más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario