martes, 13 de agosto de 2013

No es religión, es minoría

Nadie dice que musulmanes e hindúes están enfrentados armas en la mano porque haya un nuevo episodio de violencia entre Pakistán y la India a propósito de su inveterado conflicto fronterizo. Sin embargo, sí se usa la religión para etiquetar actos de violencia dentro de países (con ETA, sin embargo, nunca se habló de violencia católica -y eso que "ETA nació en un seminario"-, pero sí en Irlanda del Norte, con católicos y protestantes)
Me gustaría ver los datos con detenimiento, pero el reciente ataque a musulmanes en Sri Lanka por parte de budistas me hace pensar, una vez más, que no son las religiones la causa de comportamientos, sino que son las etiquetas con las que se clasifica al "otro" sobre el que descargar la agresividad producida por las propias frustraciones. Esas frustraciones pueden incluir (como ya constaté a propósito de casos parecidos en Myanmar) los fenómenos de acción-reacción entre grupos comparables (chiítas y sunitas en Irak). Pero que lo más frecuente (y es lo que me gustaría poder verificar si es cierto) es que los atacados sean grupos minoritarios. Gitanos (roma, pueblo rom), homosexuales, inmigrantes en Europa. Cristianos en Egipto. Pero hay demasiadas excepciones, como pueden ser las de Nigeria con el islamista Boko Haram atacando mezquitas -algo más de cuarenta muertos-, que habría que analizar (como también las que encajan con la hipótesis, claro).
Por cierto, el fin del Ramadán, que se anunció peligroso para los "judeocristianos", ha sido sangriento para los musulmanes de Irak. A manos de otros musulmanes. Y que el titular de Le Monde etiqueta como "Al Qaeda", pero que en el texto se refiere a ellos como "una rama de Al Qaeda", una franquicia, vamos, que, en este caso se llama "Estado islámico en Irak y en el Levante", contrarios al gobierno chiita poco dispuesto a compartir el poder. Tampoco en Egipto los Hermanos Musulmanes estaban muy dispuestos a ello.

No hay comentarios:

Publicar un comentario