sábado, 17 de agosto de 2013

Acusar a las víctimas

Abu Ghraib fue un escándalo mundial. Aquellas fotos dieron la vuelta al mundo. Humillaciones, torturas, abusos. En buena parte, "externalizados", es decir, perpetrados por "contractors", empresas privadas a las que se las contrataba para que ejerciesen la violencia del Estado ocupante. El viejo monopolio de la violencia se "democratizaba" previo pago y eran civiles, y no militares, los que la llevaban a cabo.
Algunos de los iraquíes sometidos a tales desmanes "privatizados" han acusado a la empresa, CACI, no al gobierno de los Estados Unidos, que podía decir que lo único que había hecho era "privatizar" la tortura.
El asunto de la privatización del "monopolio legítimo de la violencia" es lo que más me fascina del asunto, pero la sorpresa viene cuando CACI ha contra-atacado y es la que acusa a los torturados. Los kafkianos y surrealistas detalles, aquí. Sobre herida, insulto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario