jueves, 6 de junio de 2013

Recordar no es conocer

No solo eso. Recordar puede ser una forma de equivocarse. Efectivamente, existen los falsos recuerdos: uno recuerda algo que nunca sucedió. Y, peor todavía, es posible "colocar" un falso recuerdo en la memoria de otros. En este artículo de Le Monde se cuentan los experimentos que muestran hasta que punto la memoria puede ser engañosa y, de paso, las dificultades que hay con las acusaciones basadas en el recuerdo. Cierto que hay quien pierde la memoria y le llevan al neurólogo. Pero también hay quien "recupera" la memoria recordando cosas que nunca sucedieron. Decía un amigo psicólogo que es más fácil desmontar el testimonio de un testigo que dice la verdad que el de un testigo que miente.

1 comentario:

  1. Ergo, una cosa es la Historia y otra la Memoria Histórica, aunque es dificil 'implantar' recuerdos falsos en todo un colectivo, pero se puede hacer con manipulación ideológica, claro.

    ResponderEliminar