martes, 4 de junio de 2013

Para entender Israel

Un instrumento es la religión: los fundamentalistas contrarios a que Israel tenga un Estado antes de la llegada del Mesiás, los sionistas que saben que Dios les dio una tierra en propiedad que va desde el Eúfrates al Nilo, los sionistas moderados que quieren un lugar en el que se pueda vivir en paz y no sean perseguidos con pogromos y campos de concentración, los escépticos que dudan de que los judíos actuales sean realmente los descendientes del "pueblo elegido", los palestinos que tienen la ciudadanía pero no la nacionalidad israelí, los inmigrantes africanos que malviven en trabajos "bajos" y, sí, el hecho de que Jerusalén sea importante para las tres religiones monoteístas del Kitab, del libro.
Otro es más problemático: el origen. Hay judíos cuyos antepasados ya vivían en Israel (antes de la nakba, por supuesto), judíos inmigrantes ellos o sus familias (azkenazis, sefardíes, "rusos" -el grupo más heterogéneo desde el punto de vista religioso- falashas -judíos de origen etíope-), palestinos que ya vivían en Israel antes de la nakba y que tienen representación en el Knesset y minorías de extranjeros que no encajan en los anteriores grupos (de origen iraní, por ejemplo de fe bahá'í en Haifa y cerca de Acre, o budistas de varios orígenes incluida la conversión).
Hay otra opción, menos grandiosa, y es la desigualdad social. De hecho (lo cuenta Ha'aretz) está entre los cinco países más desiguales del mundo estando su porcentaje de millonarios entre los diez primeros del mundo. Y, sí, tiene sus "indignados" que plantean cuestiones más terrenales que los fundamentalistas (por cierto, bastante terrenales: son reconocidos por el Estado -que les da privilegios, como, hasta ahora, el no tener que hacer el servicio militar-, pero ellos no reconocen al Estado en el que viven aunque intentan que lo que para ellos es ley, lo sea también para todos los demás habitantes del país).

2 comentarios:

  1. El polemista Christopher Hitchens, reciente y prematuramente fallecido, tiene un capítulo en sus memorias Hitch-22,La cuestión judía muy interesante en este mismo sentido

    ResponderEliminar