domingo, 16 de junio de 2013

Mundial no es universal

Claro que la "luz" de la situación del sistema mundial se "refracta" según los cristales locales. Una vez más: un huevo y una piedra son tan diferentes que nunca se podrá empollar una piedra como para que produzca un pollito. De acuerdo. Pero hace falta el calor del sol para que el huevo quede empollado. Vuelvo a traducir: hace falta conocer si el sol está calentando o no (es el sistema mundial con todos sus contenidos), pero también hace falta ver si nos encontramos ante una piedra o ante un huevo (lo local, claro). 
Por eso me desasosiegan los universalismos que, partiendo de una determinada situación del sistema mundial (la crisis, sí), suponen que todo son huevos o todo son piedras. Pues no. Este es un ejemplo de universalismo "minesoto" aunque vaya de "contra-neoliberal". Hay, dice, una generación, llámesela como se la llame (generation-Y; millennium generation; globalization generation; Net-generation…), con características comunes (narcissistic love of the self; the me, me, me approach to life; impatience; intolerance of all forms of hierarchy; a fetishistic loyalty to technology and brands; almost non-existing interest in social events; apolitical nihilism; non-reading, etc etc…). El mensaje es claro y viene en el título: “The Party is Over: Children, Clean up the House! Lessons from the Turkish #OccupyGezi”. Lo que indica lo de Taksim y otros lugares en Turquía es que se ha terminado la fiesta neoliberal. 
No tengo tan claro que la "fiesta neoliberal" haya sido universal, ni que haya una generación, a escala mundial, que encaje con esos nombres y esa descripción. Conozco gente de esa edad (en España o en el Ecuador) que encajan parcialmente con esas características. Nadie que encaje totalmente y muchos y muchas que no encajan para nada. ¿De qué hablan estos generalizadores? De literatura fantástica.
Eso sí: seguro que hay algún escribidor asociado con algún periódico madrileño "de referencia" que saca un libro o, por lo menos, una columna sobre esa generación que cubre todo el mundo. En Kandy, Sri Lanka, o en Otavalo, Ecuador, o en Toracarí, Bolivia, o en Orán, Marruecos, o en San Juan de Alicante, España. Nonsense.
Ahora intente aplicar a los contextos que acabo de enumerar las palabritas que tanto gustan a sus autores y que son de moda cambiante como "sociedad líquida", "sociedad del riesgo" o "doctrina de shock". Nonsense.
(Una recensión de un libro en la misma dirección, pero introduciendo la perspectiva temporal: en este caso, referido a los que, por "anti-coloniales", acaban haciendo groseras generalizaciones sobre las "culturas subalternas" y que incluye a los que, criticando el "eurocentrismo", acaban cosificando las culturas como si nada tuviesen que ver con la historia)

1 comentario: