sábado, 29 de junio de 2013

Información privilegiada

La exaltación ideológica de "los mercados" pasa como gato sobre brasas cuando se llega a uno de los elementos centrales del funcionamiento mítico del mercado: la información que hace falta para que se dé competencia perfecta... que no siempre se da y, mucho menos, en los mercados financieros. 
Encuentro ahora aquí una cita a este viejo trabajo (viejo porque es de 2008) sobre el papel que ha podido tener la CIA y la NSA en adelantar información para que inversores escogidos tomaran decisiones con antelación a los golpes de Estado que podían alterar el valor de determinadas acciones. El trabajo, para ser respetable, tiene que hacer firuletes matemáticos porque, si no, no se lo aceptan en las revistas serias (es un decir, no se me malinterprete). Pero un vistazo a las tablas y datos de los apéndices es suficiente para pensar que no andan desencaminados los que piensan que hubo quien tuvo información privilegiada o "delito del iniciado". Nada, pues, que tenga que ver con el mito de "infinitos ofertantes e infinitos demandantes, todos ellos pequeños y con información completa, y que toman sus decisiones racionalmente". 
A este último respecto, una recensión de un libro que no he leído (son infinitos los tales) sobre el papel de las emociones (pánico, confianza) en el sector financiero. Visto lo dicho en los dos primeros artículos, lo que estos sociólogos parecen discutir es lo que se refiere a los pequeños y medianos inversores. Los grandes, en cambio, son pocos, tienen información privilegiada y sí que actúan racionalmente maximizando lo que les interese en cada caso (dinero, poder, prestigio). Los pequeños no son infinitos, pero son muchos y, sí, son presa de sentimientos que nada tienen que ver con las "expectativas racionales" en "mercados eficientes".

No hay comentarios:

Publicar un comentario