lunes, 27 de mayo de 2013

Italia: baja participación, cae el M5S

Que vuelva el bipartidismo no me impresiona. Que caiga la participación en estas elecciones administrativas, sí. Los datos son impresionantes, con ciudades en las que la participación han rondado el 50 por ciento del electorado. Algo no funciona en estas comunales o, mejor, en el sistema político italiano, si no en otros como el español también.
Pero eso no es un argumento para que desde el Movimiento 5 Estrellas se diga que ese es el tema de estas elecciones. Hay otro más: la caída del M5S por debajo de sus niveles previos, quedando fuera de cualquier segunda vuelta. Se me ocurren varios argumentos para explicar este fracaso (porque se trata de un fracaso).
Primero, reconocido por algunos de sus miembros, porque no han estado a la altura de lo que sus votantes esperaban. Las peleas internas, las cuestiones sobre las dietas, los excesos del histrionismo de Beppe Grillo son más importantes que el supuesto poco espacio que le han dedicado los medios, cosa que, de todos modos, no tendría que importar a estos expertos en redes sociales, la nueva fuente por encima de los medios convencionales.
Segundo, aunque en la misma línea, porque una cosa es predicar y otra dar trigo. Cierto que el M5S ya estaba presente en la política italiana antes de las últimas legislativas, pero fue en ellas en las que tuvo su verdadero bautismo de fuego. Pactistas italianos no habrán entendido el persistente "no a todo" en condiciones colectivas muy difíciles, sobre todo en el terreno económico. O sea, que si se vota para gobiernos, es para que se gobierne o se haga oposición al gobierno, no para que se digan frases sobre "la gilipollez que es la prima de riesgo" (Beppe Grillo dixit, probablemente teniendo razón, pero eso se puede decir como extraparlamentario).
Y esa es la tercera: parlamentario extraparlamentario es, tal vez, una situación que los "grillinos" no han sabido manejar, divididos entre los parlamentarios y los extraparlamentarios y sin que prácticamente nadie asumiese la contradicción, creativa sin duda, pero no por ello fácil de gestionar.
Fuera de lista: que una diputada del M5S descalifique a una propuesta de los adversarios PDL como "una payasada", no deja de tener su aquel. El asunto es un poco más complicado que eso, ya que se trataba de violencia contra las mujeres y ambas implicadas lo son. Pero la frase no es afortunada.
En las Españas se está intentando que algunos movimientos "indignados" se presenten a las elecciones. No les vendrá mal tomar nota.
Un tuit de hoy: Caro Beppe Grillo ora vaffanculo tu.

No hay comentarios:

Publicar un comentario