martes, 9 de abril de 2013

Racionalidad norcoreana

Racional es el que quiere que sus medios lleven a un fin o que persigan un ideal. Los medios pueden ser detestables (como el uso de ataques terroristas por parte de ETA) y los medios que aplican tal vez no lleven al fin proclamado (de nuevo, como en el caso de la ETA). Pero la cuestión es saber si el actor pretende, según su cálculo, conseguir unos fines aplicando determinados medios. La racionalidad creo que no es más, olvidando la razón pura y quedándonos en la razón práctica.
Habitualmente, cuando no entendemos un comportamiento o rechazamos los medios que aplica, tendemos a clasificar tal comportamiento como irracional. Se está haciendo con el gobierno norcoreano. Sin embargo, hay, a lo que dicen, racionalidad: su gobierno quiere, con sus movimientos ajedrecistas, conseguir reducir (sí, reducir) su inversión en el sector militar para poder invertir más en atender a la insatisfacción de necesidades básicas (hambrunas incluidas) de su población. 
Otra cosa es la retórica de un lado ("Corea del Norte planea atacarnos" -como si pudiese-) y del otro ("los Estados Unidos planean atacarnos" -que sí que pueden-). Pero no es buen principio atender demasiado a la retórica. Aunque sea de "los nuestros". Los hechos son tozudos.



The US and South Korea draw up plans to respond to a North Korean attack, but in 'a limited way intended to prevent an escalation to broader war.' (photo: unknown)

No hay comentarios:

Publicar un comentario