martes, 2 de abril de 2013

Contra Chávez

La Razón Digital (Bolivia) publica un artículo, tomando datos de América Economía que no he visto, sobre los planes de gobiernos estadounidenses para "poner fin al gobierno de Chávez". Los doy por buenos: el de Estados Unidos no es el único gobierno del mundo que toma partido a favor o en contra de gobiernos, sean o no sean democráticos (que eso, para estos pragmáticos, no importa), y que obra en consecuencia. Fundaciones de diverso pelaje (alemanas, por ejemplo) pueblan América Latina llevando a cabo sus agendas, es decir, las de los partidos que las financian (siguiendo con las Stiftung alemanas, sean de los conservadores, los socialdemócratas o Die Linke). Lo que sucede es que, en el caso de los Estados Unidos, hay la conciencia de un "destino manifiesto" que les da derechos por encima de todo derecho internacional: difícil es que una ley humana se interponga entre Dios y su Pueblo Elegido.
Sea. Pero lo más chocante es el estrepitoso fracaso de tantos millones de dólares financiando opositores e intentando aislar a Chávez y dividir a los chavistas, según el artículo que cito. El artículo no levanta acta explícita de tal fracaso, pero el fracaso es obvio. Los dineros y los planes se remontan a más de seis años atrás, amén de que algunos de los puntos de dichos planes tienen poco de conspirativo.
Una vez más: nadie, en este mundo, es omnipotente, omnisciente y omnipresente, por más que tenga  el primer presupuesto militar del mundo (y el control de la nueva ola de armamentos) y organizaciones como la CIA o USAID. No es la historia de una injerencia: es la historia de un fracaso más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario