jueves, 18 de abril de 2013

Ideología y redistribución

¿Debe el gobierno intervenir en la distribución de la renta y hacer de Robin Hood, quitando el dinero a los ricos para dárselo a los pobres? En otras palabras, ¿debe el gobierno tener un papel activo en la redistribución de la renta?
La pregunta es reciente. No mucho más atrás del siglo XIX, con ideas redistributivas por parte de la llamada izquierda y con aplicaciones de dichas ideas por parte de la llamada derecha o los conservadores, que encontraron en la redistribución una forma de evitar estallidos sociales y, en concreto, evitar la revolución roja.
No es aventurado suponer que esos conservadores hoy ya no tienen el viejo miedo a la revolución. Pueden decir que "la lucha de clases ha terminado: hemos vencido" o, más cautamente como hizo Warren Buffett, "hay lucha de clases, y es mi clase, la de los ricos, la que la va ganando". En un caso como en el otro, la redistribución ya no es tan necesaria. Se puede explotar sin más. 
Pero, como siempre, hay que matizar. Esas ideas redistributivas cambian, efectivamente, con el tiempo y cambian, por supuesto, con la ideología. Véanse estos datos de Gallup sobre los Estados Unidos: el primero, un gráfico sobre la evolución, y, el segundo, una tabla sobre su distribución actual según adscripción a partidos y según autoubicación ideológica (poco significativa, pero sí sugestiva -el margen de error de la muestra es de 4 puntos)

Trend: People feel differently about how far a government should go. Here is a phrase which some people believe in and some don’t. Do you think our government should or should not redistribute wealth by heavy taxes on the rich?

Las diferencias más notables son las de 1999 (a favor de que el gobierno no intervenga) y las de 2008 y 2013 (a favor de la intervención).

Views on Redistributing U.S. Wealth, by Party and Ideology, April 2013

Los "progres" (liberal) y los moderados a favor (más los primeros que los segundos) y los conservadores en contra. Votantes republicanos en contra y votantes demócratas a favor, con los independientes. Otra cosa es que los gobiernos así votados lo lleven a la práctica. En las cámaras predominan los conservadores (de uno y otro partido) y el presidente es cada vez más moderado. La lucha de clases no es la lucha electoral.



No hay comentarios:

Publicar un comentario