lunes, 1 de abril de 2013

Dólar-euro: la guerra ha terminado

Los países emergentes y los llamados "en vías de desarrollo" han estado vendiendo euros a marchas forzadas temiendo lo peor para sus reservas en tal divisa. Por ahí, parece que el dólar ha ganado la guerra, aunque se le abren otros frentes con la China en particular y con los BRICS en general.
La batalla monetaria es la más importante para los Estados Unidos que necesita que el dólar siga siendo la moneda mayoritaria en las reservas de divisas mundiales y en la que se lleva a cabo el comercio mundial y, en concreto, el petrolero (Chávez y Ahmadineyad sabían lo que se hacían cuando propusieron, sin éxito gracias a la amabilidad de Arabia Saudita, que el dólar dejase de ser la moneda para el comercio del crudo mundial). Cuanta más demanda haya de dólares fuera de los Estados Unidos, mayores facilidades tendrá la Reserva Federal para imprimir moneda (quantitative easing, QE) sin excesivos efectos inflacionarios y podrá manipular su precio comprando la Fed, desde paraísos fiscales, tal moneda. 
Parece que el capítulo del euro como alternativa está cerrado. Si eso empeora la situación del euro (junto a las posibles salidas del mismo), miel sobre hojuelas para los Estados Unidos, así que es (in)comprensible que mucha izquierda europea esté a favor de acabar con el euro, ayudando así al "imperio americano".

No hay comentarios:

Publicar un comentario