lunes, 4 de marzo de 2013

Globalizar la corrupción

El crimen se globaliza. Hubo, hace un par de años, un informe de la agencia de Naciones Unidas que trata de drogas y crimen, dedicado precisamente a esa globalización. No trataba, que yo recuerde, el asunto que me ha tenido entretenido estos días: el de la corrupción. Terminado el libro (corregido y aumentado lo que escribí en 1995), me encuentro con esta noticia en el New York Times sobre las andanzas de Sheldon Adelson, el gran magnate de los casinos a escala mundial. 
Gracias a investigaciones de agencias como el FBI o la Securities and Exchange Commission, se reconoce que podría haber violado la  Foreign Corrupt Practices Act al haber sobornado a funcionarios chinos en sus intentos de extender sus negocios a la China llamada comunista, añadidos al casino de Macao.
No tiene por qué haber incurrido en tales prácticas en su desembarco en Madrid, pero no sería el segundo caso que se le conoce. Al mismo tiempo (prosigue el artículo que cito) son conocidas las veleidades políticas del hipermillonario de 24.900 millones de dólares: ha sido activo y generoso apoyando las candidaturas republicanas, directamente o a través de los llamados "super PAC", esas instituciones electorales que hacen que las elecciones de su país sean solo discretamente democráticas. El poco sospechoso Jimmy Carter,  vista la “corrupción financiera” de las campañas, ha llegado a afirmar que se trataba de “uno de los peores procesos electorales del mundo". Pero ésa es otra historia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario