domingo, 17 de febrero de 2013

Austeridad y crecimiento

Dicen que los del G-20 reunidos en Rusia, es decir, los que se supone que mandan en el mundo una vez el G-7 -los que más mandan- cooptó a otros 13, digo que dicen que los del G-20 no han conseguido romper el nudo gordiano y aunque el gobierno de los Estados Unidos parece haberse acercado a la idea de que hacen falta políticas de estímulo (pueden financiarlas con QE, imprimiendo moneda por parte de la Reserva Federal), el gobierno alemán insiste en que hace falta austeridad para afrontar el problema de la deuda y el déficit que solo se arregla reduciendo gastos "como cualquier familia" (que, por cierto, no puede imprimir su propia moneda).
Es difícil saber qué parte juega un análisis concreto de situaciones concretas, es decir, algo realmente basado en datos si es que los hay fiables, y qué parte juega la ideología. La realidad, supongo, es una mezcla de ambos (datos e ideología) que va en proporciones variables entre unos y otros, como ya ha demostrado, sin quererlo, el FMI en alguno de sus papeles (aunque no representen la versión oficial). Y entre los datos están los intereses que defienden los diferentes gobiernos, no siendo impensable que el gobierno alemán defiende los de sus bancos que han prestado y quieren recuperar sus préstamos (por ejemplo, a bancos españoles que tienen a los alemanes entre sus primeros acreedores). Pero también el reconocimiento de los efectos de determinados recortes en la supuesta competitividad.
Entre tanto, nadie pone en duda el papel del G-20, con su 90 por ciento de la economía mundial y dos tercios de su población. ¿Nadie? Pues no: hay quien dice (nada menos que Stiglitz) que el mundo está cambiando suficientemente como para que se tenga que hablar de un G-0 ya que el mundo se ha hecho suficientemente "multi-polar" como para que su fragmentación esté repartiendo lógicas diferentes en unos lugares y en otros. Mala noticia para la Eurozona que quedaría entonces bajo la lógica alemana, diga lo que diga Javier Solana al respecto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario