sábado, 15 de diciembre de 2012

Lo que pide el pueblo


Este es el hecho: los egipcios encuestados se parecen a los evangelistas blancos estadounidenses en que quieren que sus leyes se deriven del Corán, unos, y de la Biblia, otros. Nada de dejarlo a parlamentos que tal vez representen a los electores pero no a la verdad. Para el caso egipcio, este es el dato del Pew Research Center. Un 60 por ciento quiere que las leyes sigan estrictamente al Corán, un 32 por ciento quieren que se inspiren en los valores y principios del Islam (como, a veces, parecen sugerir las jerarquías católicas para la Unión Europea) y un 6 por ciento que piensa que no tiene por qué ser influenciadas por el Corán:

Most Egyptians Want Their Laws to Strictly Follow the Quran
No me acaba de convencer la tabla que acompaña al gráfico, pero la inserto igualmente: los viejos y los menos educados son los que dan mayores porcentajes de favorables a una adhesión estricta al Corán.
Los datos, para los Estados Unidos, no son tan recientes, pero nadie da lo que no tiene: ahí van. La voluntad del pueblo, para el que monopoliza la Verdad Absoluta, no tiene por qué contar mucho. Pero el problema es que la voluntad del pueblo, mayoritariamente, es esa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario