miércoles, 12 de diciembre de 2012

Excelencia educativa

Los estudiantes españoles que iban a cursar, a nivel pre-universitario, en los Estados Unidos, volvían hablando del bajo nivel que habían encontrado allí y lo fácil que les había resultado superar asignaturas incluso con buenas notas para estudiantes que aquí raspaban el aprobado. 
Eran otros tiempos. La otra semana un par de estudiantes estadounidenses me contaban, mientras comíamos, el bajo nivel que habían encontrado en el respectivo instituto español en el que estaban estudiando este año. Alumnos poco preparados, profesores poco preparados. 
Lo tomé bajo el principio de que una golondrina no hace verano. Los estudiantes españoles que decían aquello eran muchos, mientras que solo tenía dos casos de estudiantes estadounidenses que decían lo propio, aunque se refiriesen a dos centros distintos.
La investigación comparativa que se publica hoy me hace pensar que igual los estudiantes españoles que ahora vayan a los Estados Unidos se van a encontrar con dificultades. Y no porque allí el nivel haya mejorado (que no creo) sino porque llegan mal preparados, que es lo que reflejaban mis comensales. Es lo que escucho en las universidades que visito: los profes se quejan del bajo nivel con el que llegan los estudiantes en cuanto a motivación, preparación y bagaje. Y lo dicen desde las titulaciones más técnicas a las más "humanas" o "sociales".
No creo que todo se tenga que atribuir a los profesores (formados en universidades, claro), aunque algo deben de tener que ver si ellos ya han sido mal formados. Hay también un elemento ambiental de desmoralización, hiper-pragmatismo (no interesa aprender sino aprobar), comodidad y darwinismo. En mi caso, lo he visto (o me lo han contado) hasta en algunos máster en los que se supone que la gente va motivada, dedicada y lanzada... a la ley del mínimo esfuerzo.
Por más nuevas leyes educativas que se inventen los gobiernos, si no afrontan el fondo de la cuestión, España seguirá subdesarrollándose.

No hay comentarios:

Publicar un comentario