viernes, 21 de diciembre de 2012

Arriba, secesionistas de la Tierra

Ya comenté aquí sobre los movimientos secesionistas estadounidenses y la oportunidad de un "secesionistas de todos los países, uníos". 
Encuentro aquí una puesta al día: algunas peticiones han alcanzado más de 100.000 firmas. Y en muchas de ellas late un rechazo de las políticas que está llevando a cabo el gobierno central o, para ser exactos, un rechazo a la caricatura que los secesionistas hacen de las políticas del gobierno central. Faltaría más: hay referencias al caso escocés, al catalán y al gallego (pero no al vasco, si he ojeado -de ojo, no de hoja- bien).
Hay muchos más casos en este mundo, lo cual hace pensar, una vez más, que se trata de un fenómeno "sistémico", pero que me hace pensar en la desmembración de Yugoslavia (que tuvo que ver, entre otros factores, con la deuda contraída por las repúblicas federadas) y en la de la URSS, que tuvo que ver con el descalabro del cemento que la tenía unida (el PCUS) y con la oportunidad que, en tal coyuntura, los liderillos locales encontraron para obtener algo más de poder, ahora con la independencia. Como puede verse en el Quebec, un llamamiento al secesionismo puede ser útil, además, para ocultar las políticas que se están aplicando y distraer la atención de los asuntos graves  (recortes, austeridad, deuda, déficit) trasladándola al importante asunto de la identidad y la independencia, que son derechos diga lo que diga la respectiva constitución.
No hay peor ciego que el que no quiere oír. Porque los anti-secesionistas también manipulan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario