jueves, 8 de noviembre de 2012

USA: números cantan

A estas horas, me faltan los datos de Florida (Florida otra vez, como en 2000 y los pocos cientos de votos que marcaron la supuesta diferencia entre Gore y Bush II). El recuento es automático cuando se producen determinadas disparidades. Pero las líneas generales (con oscilaciones en los datos que me molestan) son las siguientes, al margen de lo que cuentan los medios y ya se sabe (quién ha ganado, de qué iban vestidas las respectivas mujeres, las fiestas en un centro y otro, los discursos de circunstancias y todo eso; en general, cuentan quién ha ganado pero no cuentan los goles de cada cual y cuántos "metieron" en el partido anterior):
1. Ha votado menos gente que en 2008. Entonces los votantes fueron 131 millones, ahora han sido 117. La población total de los Estados Unidos actuales es de 313 millones, pero no encuentro las cifras de la "población en edad de votar" (están en el censo, pero no es muy "user friendly") ni la de los "registrados". 
2. En todo caso, eso quiere decir que la participación ha bajado en torno al 9 por ciento: del 57-58 que fue en 2008 al escaso 50 por ciento de este año. O sea que el porcentaje de los que votan por Obama, calculado sobre esa posible "población en edad de votar" (y no digamos sobre la población general) es muy pequeño.
3. Obama pierde casi 9 millones de votos (de 69 a los 60 actuales) y de McCain a Romney hay una caída menor: de 59 millones a los 57 de este año.
Como en otros lugares que ya he comentado, como fue el caso de las elecciones autonómicas en Galicia, el énfasis público es en quién ha ganado y por cuánto: obvio, ganó Obama por más de 2 millones de votos populares y con toda esa historia de los "votos electorales". Pero, aquí como allí, el ganador es a pesar de que el número de votos se ha reducido de manera notable. Deducir de eso que "los Estados Unidos aprueban sus políticas" es una barbaridad, como lo fue en las Españas decir que por el triunfo del Partido Popular y su pérdida de votos se podía deducir que "España aprobaba las políticas del gobierno central, PP". Y tampoco puede decirse que "el pueblo 'americano' ha rechazado a Romney".
Las encuestas a pie de urna parecen indicar que las mujeres han votado significativamente a favor de Obama (los varones por Romney) y algunas minorías (hispanos, negros) también (Lo de la juventud, es una enfermedad que se cura con el tiempo). La reacción de algunos conspicuos republicanos como Gingrich ha sido no la de revisar el propio proyecto sino, usando la lógica del mercado, exponer la necesidad de adaptarlo a los cambios demográficos producidos en el electorado estadounidenses que explican mejor estos resultados que no otras historias.
Espero dejar este tema de una vez.
(Añádido el 11: pero lo que importa es quién gana y eso es lo que hay que predecir. Que haya "malestar en la democracia" es, a lo que parece, irrelevante)

No hay comentarios:

Publicar un comentario