sábado, 10 de noviembre de 2012

Tercermundizar

En cuatro cómodos pasos:
Primero, destruir la propia manufactura. Hay muchos medios, pero el mejor es evitar una mano de obra bien educada y producir mercancías de peor calidad y a mayor precio que la competencia. Se puede provocar desde fuera (y así se creó el "Tercer Mundo" de otros tiempos), pero siempre hace falta la cooperación y, a veces, la iniciativa de las élites locales.
Segundo, reducir la clase media. O, si se prefiere, polarizar la sociedad haciendo que los ricos sean más ricos (y tengan el "Estado de Bienestar para ricos") y los pobres más pobres (reduciendo la intervención del Estado y dejando la "de subventione pauperum" que decía Luís Vives a las obras caritativas de las ONG y las iglesias). El Estado deja de ser un elemento de reducción del carácter desigualitario que tiene el mercado (Adam Smith ya lo decía: el mercado se nutre y produce desigualdad) y se convierte en un factor más de desigualdad dejando de intervenir en la educación, la sanidad y los servicios sociales y, de hacerlo, haciéndolo a favor de los ricos (por ejemplo, cediéndoles la gestión de los servicios públicos cuyas infraestructuras han sido pagadas con dinero público).
Tercero, exportar la propia riqueza. Básicamente se trata de tolerar (si no provocar) la huida de capitales sea en fondos que se van a los bancos de reconocida discreción (paraísos fiscales) sea fomentando la inversión en el extranjero. es decir, fomentando la deslocalización de las propias empresas con lo que volvemos al punto primero.
Y cuarto, aceptando casi con entusiasmo el ser colonizados (o recolonizados en su caso). Fomentando la compra de activos propios por parte de extranjeros, aceptando gustosos la inversión extranjera y buscando afanosamente que los extranjeros compren la deuda (y, como ya he citado, el que controla el futuro, controla el presente).
No, no estoy hablando de España o, si me apuran, del Ecuador. Estoy siguiendo, punto por punto, un artículo estadounidense dedicado a la tercermundialización de los Estados Unidos.

1 comentario:

  1. Sin la advertencia final habría jurado que se trataba de España (ironía on).

    ResponderEliminar