lunes, 12 de noviembre de 2012

Oil-Qaeda

El artículo empieza personal y acaba general. Al principio, su autor cuenta que, después de todo, el huracán Sandy no le trató tan mal como a algunos de sus conocidos neoyorquinos cuyas historias narra rápidamente. Pero de ahí da un salto y pasa al cambio climático a partir de la portada del Businessweek y el apoyo dado por alcalde Bloomberg al candidato Obama. 
Las pasadas elecciones han podido costar 8.000 millones de dólares para llegar a donde ya estaban los estadounidenses: el mismo presidente, la misma correlación de fuerzas en el Congreso y el Senado y la misma inminencia del "fiscal cliff", el acantilado fiscal o como se llame a esa situación extrema de un gobierno haciendo suspensión de pagos. 
No se sabe cuándo dinero se ha empleado en financiar a los que niegan el cambio climático (sí, sí, también los que lo afirman reciben fondos para la investigación, una investigación que difícilmente se puede autofinanciar). Pero los que tal cosa han hecho, dice el autor que cito, pueden ser considerados como terroristas al mismo nivel (si no peor) que los que hicieron la barbaridad del 11-S. 
Si las alteraciones climáticas de estos años tienen que ver con la acción humana y el negarlo ha retrasado la toma de decisiones para aliviar su impacto (no digo suprimir ese impacto), y si las catástrofes relacionadas con el clima pasan de ser un asunto de países "tercermundistas" y comienzan a afectar a los países centrales, algunos de los habitantes de estos últimos países pueden empezar a preguntarse por qué se ha dedicado tanto dinero en la "guerra contra el terrorismo" y tan poco en la "guerra contra las catástrofes relacionadas con el clima".
Si fue otra barbarie el asesinato extrajudicial de Ben Laden, justificada por su relación con Al Qaeda, no sería una barbarie llevar ante los tribunales a Oil Qaeda, a los responsables de retrasar decisiones que tendrán impacto futuro, retraso motivado por consideraciones presentistas: el beneficio inmediato.

No hay comentarios:

Publicar un comentario