martes, 9 de octubre de 2012

La guerra del hombre civilizado

Hombre, por supuesto. Me refiero a los carteles que han aparecido en el metro y en autobuses de Nueva York llamando a que "en el caso de una guerra entre el hombre -sic- civilizado y el salvaje, se apoye el civilizado. Se apoye a Israel y se esté en contra de la yihad". Adjunto las fotos de Al Yacira (de Qatar)


De Ha'aretz (de Israel)

Cyrus McGoldrick, advocacy director for the Council on American-Islamic Relations

Y del Guardian (de Inglaterra) donde puede verse en un youtube a una activista egipcia (detenida por ello) poniendo spray en uno de los carteles neoyorkinos.
Para los que se dedican a analizar las imágenes, éste puede ser un buen ejercicio de comparación. Pero, en todo caso, el asunto ha producido reacciones contrarias por parte de judíos (derecho al lenguaje del odio, obligación de rechazarlo) como de cristianos.
Se puede estar a favor o en contra de la existencia del estado de Israel (personalmente, creo que es una insensatez estar en contra, aunque entiendo que los que fueron invadidos en la nakba tengan sus razones evidentes) y se puede estar a favor o en contra de las políticas aplicadas (o toleradas) por el gobierno del Israel (que no es lo mismo que lo anterior y hay muchos judíos que están en contra de dichas políticas y muchos más árabes que tienen que estar en contra de ocupaciones, asentamientos, arbitrariedades, violencias cotidianas y vejaciones continuas). Lo que no tiene mucho sentido es llamar salvajes a los que están en contra de lo primero (ya he dicho que no estoy en contra, aunque comprendo a los que lo están) y a los que estamos en contra de lo segundo, sea cual sea nuestra religión, si es que tenemos alguna. Israel es un estado y, como tal, tiene sus derechos. Su gobierno puede ser más o menos civilizado. 
Pero no tiene sentido esa burda generalización sobre una guerra entre la "yihad" y (el estado de) Israel transformada en un enfrentamiento entre los salvajes y el hombre civilizado. Es decir, que, según el cartel, apoyar a Israel es apoyar a la civilización contra la barbarie. Como algunos de sus defensores dirá, eso no es "islamofobia" sino "islamorrealismo".
La guerra de los seres humanos civilizados es por lograr la paz por medios noviolentos. En otras palabras, es la guerra contra la propia barbarie, no la del "otro".
Y es más fácil la fusión del átomo que la de un prejuicio.

1 comentario:

  1. Ocuparse de los más débiles, desarrollar la no violencia.... queda camino, lo sé, pero hay camino, peor sería que no lo hubiera. Es estrecho y tortuoso (no tortoso), pero hay. Slds.

    ResponderEliminar