miércoles, 24 de octubre de 2012

Endiosamiento

Supongamos el siguiente razonamiento: 1. si una mujer es violada y queda embarazada es porque Dios lo ha querido igual que cualquier otra mujer que ha tenido sexo consentido; 2. luego hay que respetar la voluntad de Dios y no interrumpir ese embarazo como tampoco hay que interrumpir ninguno de los demás embarazos.
Suena rarísimo y, sin embargo, es lo que ha dicho un candidato al senado de los Estados Unidos y con probabilidades de ser elegido. No es broma.
Lo que no consigo entender es cómo sabe que ésa es la voluntad de Dios, lo cual le da derecho a hablar en su nombre. Mi impresión es que atribuyen a Dios (sin tener comunicación directa con Él) lo que creen con mucha firmeza, pero saben que no hay forma de probarlo. No tomar el santo nombre de Dios en vano, que decía uno de los mandamientos traducidos al cristianismo (en el original, probablemente decía "no usar el nombre de Dios bajo ninguna circunstancia", pero ésa es otra historia).
Los que hablan en nombre de Dios sin poder tener constancia de lo que ese Dios (no digo los demás dioses, que eso ya es complicar la cosa mucho) se parecen a los que hablan en nombre del pueblo. Y si lo de estos últimos ya resulta impresentable, no te digo los anteriores: hablar en nombre de Dios sin haber hablado con Él es un caso de endiosamiento: el que habla se cree Dios. Y, en ese caso, sí podemos estar seguros de que no lo es.

No hay comentarios:

Publicar un comentario