viernes, 3 de agosto de 2012

Regionalización

Es una de las posibles salidas que tiene la crisis de hegemonía que padecen las élites estadounidenses. Visto que no hay alternativa viable (la China no puede, la Unión Europea ni está ni se la espera), los Estados Unidos, como hizo Inglaterra en su momento, puede sucederse a sí mismo. Es el proyecto neoconservador. También el sistema mundial puede entrar en una etapa de caos y "Blade runner". O puede regionalizarse, con 6-7 regiones, y Mercosur podría ser una de ellas.
Por eso es tan importante el ingreso de Venezuela en dicha organización. Muchos lo ven como un triunfo de Chávez (mis amigos chavistas no lo dudan y me lo hacen saber), con esa tendencia a reducir los problemas a "meramente locales". Lo es. Pero también es mundial. El artículo que cito habla de Itamaraty, el, a lo que dicen, excelente servicio exterior brasileño. Está por ver si el Brasil juega en Mercosur el papel que Alemania juega en la Eurozona (ahí sí que hay un perro del hortelano). Tiene todos los visos. Que los golpistas paraguayos se hayan quedado con la cosa al aire es importante, pero menos. Pocos creen que vaya a tener éxito su denuncia de la admisión por no haber tenido unanimidad (Paraguay estaba, de una forma u otra, fuera de Mercosur por la cláusula democrática).
Si ahora se añade Bolivia, es uno más de los "mil cortes" que afectan a la hegemonía de los Estados Unidos: en la medida en que ésta se debilita, son más posibles las acciones independientes de su mando; pero en la medida en que se dan más y más acciones independientes de sus órdenes, es más probable, por pérdida de su "patio trasero", la pérdida de la hegemonía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario