martes, 14 de agosto de 2012

No todos los candidatos son iguales

Yo creía lo contrario mientras seguía las idas y venidas de la campaña presidencial en los Estados Unidos. Incluso me había creído lo que respetables comentaristas decían sobre las banalidades de los candidatos y la falta de contenido en sus mensajes, más allá de meterse unos con los otros. He encontrado, de todas formas, un argumento para ver que no se trata de los mismos perros con distintos collares. El argumento es el origen de los fondos de sus respectivas campañas. OpenSecrets, reconociendo un nivel de transparencia aceptable (que ya lo quisiera yo para las elecciones españolas), daba esta curiosa lista de los primeros donantes a un candidato y a otro. Nótese que no son las empresas como tales las que hacen esas contribuciones a la campaña sino que se trata de sus respectivos lobbies, convenientemente registrados, y de sus empleados y directivos, pero el caso es chocante. Ahí va el dato:


Barack Obama (D)
Mitt Romney (R)
1
Microsoft Corp
$418,845
Goldman Sachs
$636,080
2
University of California
$411,386
JPMorgan Chase & Co
$502,874
3
Dla Piper
$314,977
Morgan Stanley
$476,300
4
Google Inc
$303,225
Bank of America
$465,850
5
Harvard University
$276,824
Credit Suisse Group
$421,310

Financieros a la derecha y universidades, informáticos y una multinacional de abogados (DLA Piper) a la izquierda. Sí que hay diferencias. Obviamente, estas donaciones es de suponer que no son totalmente desinteresadas y totalmente entregadas a la causa, sino que, en buenos capitalistas, esperan hacer caja con los intereses de las mismas que, al fin y al cabo, son una inversión. Si se tratara del Brasil, se diría otra cosa. Pero el caso se diferencia en el carácter público de unas donaciones y el clandestino de otras. ¿España? Bien, gracias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario