sábado, 7 de julio de 2012

Textos escolares: la lucha por el enfoque

En España se ha revisado el contenido de una asignatura que se llamaba "Educación para la ciudadanía" y que no sé cómo se llama ahora. Había problemas con algunos de sus contenidos, vocabulario y enfoques. No voy a entrar en los argumentos ni si en estaban basados en análisis concretos de situaciones pertinentes o eran, más bien, fruto de la ideología del corrector, como parece que era.
A lo que voy es a lo sucedido con el Consejo de Educación en Texas y cómo han introducido cambios interesantes en contenidos, vocabulario y enfoques de algunas de las asignaturas. La lista está aquí. Y algunos son particularmente significativos.
Hay uno que ya es una constante en los planteamientos conservadores: no hay que hablar de "capitalismo" (fea palabra, dicen), sino de "sistema de libre empresa" (que queda mucho mejor). Los expertos en marketing verbal ya lo aconsejaron hace mucho tiempo en esa vieja tradición que consiste en cambiar los nombres de las cosas, pero no la cosa misma.
Pero hay otros, en la larga lista de modificaciones "pedagógicas", que vienen cargados de futuro: se trata de poner en sordina el tema de la separación de "Iglesia y Estado" o, traduciendo, de religión y política. La parte más conservadora de los conservadores (del tipo Tea Party) no se sienten cómodos con dicha separación y les gustaría que la religión tuviese un mayor peso en los asuntos públicos. Con independencia de que, en una sociedad pluralista como la estadounidense, con muchas religiones practicadas, no queda claro qué religión de iure tendría que tener su peso en la política (aunque de facto sería, supongo, el protestantismo blanco más conservador), el hecho es que, para los "progres", en la mayoría de los Padres Fundadores fue un principio innegociable.
Para hacerse una idea del problema, véase la tabla, tomada del Pew Research Centre (eso sí, 2006; ahora podrían haber cambiado los datos aunque no sé en qué dirección),  sobre qué tendría que tener más peso en la legislación estadounidense si la voluntad de pueblo o la Biblia, y, en el primer caso, aunque contradijese lo que dice el Libro:

El que avisa no es traidor. Y pensar que uno de los clásicos de la sociología (Max Weber, para más señas) anunció la progresiva secularización en el capitalismo (perdón, en el sistema de libre empresa)...

1 comentario:

  1. ES un ejemplo de la neo lengua de la que hablaba George Orwell, cambiar el significado a las palabras. También lo decía Phillip K. Dick:


    “El instrumento básico para la manipulación de la realidad es la manipulación de las palabras. Si tú puedes controlar el significado de las palabras puedes controlar a la gente que utiliza esas palabras”.

    Philip K. Dick

    en todo caso, me doy cuenta - con sorpresa - que también al gobierno de España le gusta simular, igual como han hecho tradicionalmente los corruptos gobiernos de México... Un saludo y gracias por compartir sus ideas en este blog.

    ResponderEliminar