jueves, 28 de junio de 2012

Solo para nacionalistas

El proyecto nacionalista consiste o en conseguir que un Estado acabe siendo una nación (fue el proyecto de la Grand Révolution francesa y es el proyecto de los españolistas que copiaron el modelo) o en conseguir que su nación acabe siendo un Estado (son los numerosos proyectos independentistas en el mundo, no solo en Europa). Pero es que el caso europeo es particularmente chocante.
Un Estado, para serlo, tiene que ser soberano, es decir, capaz de administrar sus fronteras, su moneda y su ejército sin injerencias foráneas: autogobierno. Schengen, euro y, parcialmente, eurocops para la policía y eurocuerpo para los militares, son serios deterioros de la soberanía aceptados sin rechistar.
Ahora se añade la posibilidad de que "Bruselas" intervenga directamente en los presupuestos generales del Estado si el gobierno de éste no cumple con los dictados de aquellos funcionarios centrales.
Eso sí: podemos seguir mostrando entusiasmos ante los triunfos gloriosos de "nuestros" colores en competiciones deportivas internacionales. Tiene que ser, esa reacción tribal, algo que se encuentra en capas muy primitivas de nuestro cerebro porque, a lo que veo, personas razonables tienen dificultades para sustraerse a dicho entusiasmo y les cuesta sobreponerse a él cuando el neocórtex interviene ante el primitivismo de la amígdala. Lo de "nuestros" dependerá de dónde se sitúe cada cual.

No hay comentarios:

Publicar un comentario