jueves, 14 de junio de 2012

Secularismo

Que las autoridades religiosas estén en contra del secularismo es comprensible: les va en ello su puesto ya que a más secularismo menor demanda de los servicios de dichas autoridades. Los católicos españoles lo han escuchado más de una vez de sus obispos en general y de los portavoces y primus inter pares de la Conferencia Episcopal. Lo que no me esperaba es leer (y la fuente no es sospechosa) un rechazo al secularismo por parte de una autoridad no religiosa sino civil y, encima, de un ministro del interior. De la franja de Gaza gobernada por Hamás. Según dicho ministro (y digo que la fuente no es sospechosa porque se trata de la agencia palestina Ma'an, aunque igual es afín a Al Fatah y aprovecha para arrimar el ascua a su sardina exponiendo a Hamás):
"There will be no peace with secularism. The only peace is first with God, then with Jihad, then with resistance, then with the people and with martyrs"
Paz primero con Dios, después con la Yihad (sea cual sea el sentido que le esté dando, aunque parece que, por el contexto, se refiere a la lucha por el propio perfeccionamiento), después con la resistencia (curiosa forma de paz), después con el pueblo y con los mártires. Lo dice en una ceremonia de graduación de policías, con una, me parece, interesante alusión a los enfrentamientos entre las dos facciones palestinas (Hamás gobernando en Gaza y Al Fatah en Cisjordania, pero con partidarios de cada cual en la "zona equivocada", de forma que ha habido enfrentamientos armados entre unos y otros). La alusión es la siguiente:
"You should commit to the rule that security is for everyone without discrimination as you are Palestinian police who carry the responsibility of providing security for your people with no regard to their partisan or political views"
La seguridad que tiene que proporcionar la policía es "sin discriminación" ya que se trata, dice, de policía palestina y su responsabilidad es la de proporcionar seguridad a su pueblo sin discriminación por sus opiniones políticas y partidistas. El gobierno israelí, si le ha prestado alguna atención, habrá sonreído.

No hay comentarios:

Publicar un comentario